Vie, 20 de Octubre de 2017 | 20:34 hs

Está en marcha el proyecto que mejorará el escurrimiento en las Adelinas

15.09.2017

Qüesta: “la obra de entubado del canal Roverano es un sueño hecho realidad”

La intendente Daniela Qüesta supervisó el inicio de los trabajos de la primera etapa de entubado del canal Roverano, una obra de infraestructura trascendental para la zona sur de la ciudad, incluida en el Acuerdo Capital, que demandará una inversión superior a los 116 millones de pesos.

Ver más fotos

Acompañada por el secretario de Gobierno, Norberto Lavatiatta, y la secretaria de Obras y Servicios Públicos, Mariana Albornoz, Qüesta recorrió calle Pedroni, a la altura de Chapeaurouge, donde la empresa adjudicataria comenzó la construcción del conducto de hormigón armado.

“Esta obra significa una solución de fondo para un problema estructural de anegamientos que afectan al barrio como consecuencia de la pendiente natural del terreno”, afirmó la intendente. “Posiblemente en el futuro no se vea ni se aprecie su importancia, pero sin dudas marcará un antes y un después, mejorando la vida diaria de miles de vecinos”, añadió.

Cabe recordar que la iniciativa forma parte del Acuerdo Capital, el compromiso político asumido por la Provincia y el Municipio tendiente a realizar todas las acciones y esfuerzos conjuntos necesarios para jerarquizar la ciudad con obras de infraestructura.

Los trabajos tienen un plazo de realización estimado en 18 meses y beneficiarán a todo el sector de las Adelinas. “La ejecución del entubado quintuplicará la capacidad de escurrimiento de este conducto que atraviesa íntegramente el barrio, desde la Ruta 11 hasta su desembocadura en el río”, resaltó la mandataria.

“En esta primera etapa, el entubado se iniciará aguas abajo y llegará hasta calle Batalla de San Lorenzo, con lo cual se estaría superando la parte más crítica de la pendiente del desagüe. En tanto, la segunda fase llegará hasta la ruta nacional”, detalló.

 

También mejorado pétreo

En otro orden, la intendente subrayó que “si bien el mejorado de calles es una de las demandas más reiteradas en la zona de las Adelinas, todo el tratamiento que podamos hacer sobre las calzadas no va a durar si antes no aseguramos que el agua escurra rápidamente”.

No obstante, la mandataria informó que luego de finalizadas las obras hidráulicas, el proyecto contempla la ejecución de tareas de mejorado pétreo de 8 metros de ancho en toda la traza intervenida.

Además, adelantó que “como toda obra pública de estas dimensiones y complejidad, seguramente acarreará algunas molestias a los vecinos. Hay que tener en cuenta que el ritmo de avance previsto es de dos meses por cuadra. Por eso, queremos pedirle paciencia a los frentistas y recordarles que desde el gobierno municipal vamos a estar predispuestos a escuchar y solucionar las dificultades lógicas que pudieran ir surgiendo”.

 

Proyecto emblemático

Más adelante, Qüesta sostuvo que “el entubado del canal Roverano es un proyecto emblemático, incluido en el Plan Director de Desagües, para el cual todos los intendentes municipales desde 1983 habían intentado obtener financiamiento, y nosotros tenemos el orgullo de haberlo logrado”.

En este sentido, manifestó que “la concreción de esta obra es un sueño hecho realidad” y .aseguró que “sin dudas, determinará un avance sustancial en materia de disminución del riesgo hídrico en uno de los puntos más vulnerables que tiene nuestro distrito”.

 

Detalles de la obra

En su primera etapa, los trabajos se iniciarán aguas abajo, con el reacondicionamiento del canal existente desde los bañados del río Coronda hasta la intersección de las calles Chapeaurouge y Sarratea.

Se continuará con la construcción de un conducto de 3 x 1,5 metros por calle Chapeaurouge hasta Pedroni, continuando por esta última arteria hasta empalmar con Roverano. Desde dicho punto, el conducto principal de 2,2 x 1,5 metros se extenderá por Roverano hasta Batalla de San Lorenzo.

En el extremo aguas abajo del conducto se construirá una compuerta, a efectos de prevenir el ingreso del agua ante crecidas extraordinarias del sistema del río Paraná. Cabe destacar que el proyecto prevé construir una calzada de mejorado de origen pétreo de 8 metros de ancho.